Tras un 2020 y 2021 complicados por Covid-19, y los problemas ocasionados en diversos sectores como los paros en plantas de manufactura y la caída generalizada y persistente en las ventas, especialmente entre las empresas más pequeñas; la industria automotriz presentó este año una falta de semiconductores, dando como resultado muchos paros técnicos en la producción de vehículos y su subsecuente falta de inventarios. 

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) señala que existen también otros factores que impactan la producción de vehículos, como problemas de saturación en puertos nacionales e internacionales, dificultades logísticas de contenedores, entre otros.

En 2020, la industria automotriz contribuyó con alrededor de 2.6% del PIB, lo cual representó una ligera caída de 0.4 puntos porcentuales en comparación con 2019, cuando la participación del sector automovilístico  alcanzó el 3.04%.

2021 presentó muchos problemas de liquidez por la falta de actividad económica, seguido de una baja por parte de muchos sectores financieros, principalmente, y eso ha hecho más difícil para muchas compañías acceder a un financiamiento atractivo que les permita continuar operando y que sea funcional para ellos.

En este sentido, el arrendamiento vehicular permite hacer uso de un vehículo sin necesidad de pagar un fuerte enganche o ejercer un elevado gasto en la compra, sumado a que, al término del plazo del arrendamiento, se puede optar por la alternativa de devolverlo, renovarlo o conservarlo si es el deseo del cliente.

«Todas las empresas obtienen un gran beneficio con el arrendamiento vehicular y la administración de flota», asegura Roberto Medina, Director de Finanzas en TIP México

Esto permite a las empresas tener las ventajas de aprovechar las unidades sin necesidad de comprarlas o absorber la depreciación, adicional a optimizar su deducción fiscal.

Desde pequeñas compañías hasta los grandes corporativos pueden beneficiarse del arrendamiento vehicular como una estrategia de financiamiento y también para la administración de flotas con temas como el mantenimiento, tenencias y asegurarse de cubrir todas sus obligaciones, como multas, verificaciones, entre otras.

Roberto Medina, Director de Finanzas en TIP México comentó: “Todas las empresas obtienen un gran beneficio con el arrendamiento vehicular y la administración de flota. Si hablamos de las grandes corporaciones, éstas pueden tener un control total sobre su flota vehicular y cumplir con sus obligaciones, sin tener que distraerse en otra cosa que no sea el crecimiento de su negocio. En cuanto a las PYMEs, funciona como una excelente herramienta, ya que permite no descapitalizarse y mantener el control de su flujo de efectivo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.