Por Natalia Piñeyro

Cuando hablamos del Comisionamiento de la Envolvente nos referimos al comisionamiento del sistema que envuelve a un edificio, separando su interior del exterior, por ejemplo: firme, ventanas, puertas, muros exteriores. Se trata de un sistema y no un conjunto de elementos, porque cada una de las partes que lo integran deben estar estrechamente conectadas para poder desempeñarse de forma correcta, evitando el paso de humedad, aire, o intercambio térmico no controlado al interior.

En realidad, la envolvente es uno de los sistemas más importantes de un edificio, ya que afecta directamente el bienestar de sus ocupantes y tiene repercusiones en el desempeño de muchos de sus sistemas. Una Envolvente en la que no se ha prestado cuidado al diseño de ventanas y elementos de sombreado puede traer como resultado deslumbramientos incomodos, o espacios demasiado oscuros, donde sea necesario el uso permanente de iluminación artificial. 

De igual manera, si la envolvente no está bien sellada, puede introducir humedad, aire frío o caliente que afecte al desempeño del sistema de aire acondicionado. Se estima que la infiltración de aire a través de la envolvente puede llegar a incrementar la energía necesaria para calefacción y refrigeración hasta 40 %.

La entrada no controlada de agua de lluvia, así como el acceso de humedad y su potencial condensación en interiores, representa la mayor amenaza al desempeño, durabilidad e integridad estructural de un edificio, siendo responsable del 80 % de todas las quejas de construcción en Estados Unidos.2 

Ante esto, resulta natural que se buscara implementar un proceso de aseguramiento de calidad enfocado en la envolvente, dando lugar al Comisionamiento de la Envolvente o Building Envelope Commissioning (BECx, por sus siglas en inglés). 

Errores, fallas y omisiones que se pueden prevenir con el BECx

Existe un gran número de fallas que se pueden detectar tempranamente mediante el Comisionamiento de la Envolvente, un ejemplo son los análisis de condensación que utiliza el BECx para predecir mediante el uso de software la probabilidad que ésta se presente en un sistema constructivo. 

El uso de modelos computacionales también es utilizado por el BECx para analizar la transferencia de calor a través de elementos exteriores, así como para verificar que las ventanas y elementos de sombreado estén correctamente dimensionados, en congruencia con los objetivos establecidos para el proyecto.

Tabla. Resultados de un análisis de condensación realizado para evaluar la cubierta de una nave industrial

Durante la etapa de construcción, el BECx emplea una serie de inspecciones y pruebas para validar la correcta instalación de los elementos que conforman la envolvente. Por ejemplo, se realizan pruebas de presurización e inyección de agua a las primeras puertas y ventanas instaladas para verificar la efectividad del proceso de sellado. De esta forma, si se presenta una fuga, sólo sería necesario realizar reparaciones a un elemento, y para la instalación de elementos posteriores bastará con identificar qué adecuaciones se deben realizar en el sellado a fin de prevenir que se repita dicha fuga.

Imagen. Desarrollo de prueba de infiltración de agua para muro cortina

Las pruebas al sistema de impermeabilización resultan sumamente útiles para detectar y ubicar con exactitud la presencia de infiltraciones de agua, de no realizarse es probable que las fallas se manifiesten hasta la temporada de lluvia, cuando probablemente se hayan instalado acabados y el edificio esté ocupado, aumentando así el tiempo y costo de reparación. 

Dependerá del tipo de sistema constructivo, del presupuesto y de los objetivos del proyecto, el tipo de prueba que se aplique para verificar la hermeticidad de la cubierta. En general, una combinación de pruebas de estanqueidad, combinada con dispositivos electrónicos, permite localizar con precisión la ubicación de la falla en el impermeabilizante.

Figura. Croquis de la prueba de detección de fallas en membranas impermeabilizantes

Como comentábamos al inicio, la envolvente es uno de los sistemas más importantes de un edificio, su desempeño será determinante en la operación y eficiencia de los demás sistemas energéticos del edificio. Además, las fallas en la envolvente son la razón principal de quejas para la ejecución de garantías por parte del cliente. En este sentido, el Comisionamiento de la Envolvente es la herramienta de la que disponen arquitectos, contratistas y desarrolladores para detectar y corregir fallas de manera oportuna, evitando los retrasos en obra, órdenes de cambio, reparaciones y costos adicionales.


Referencias

  1. Pollock. 2001. BETEC/DOE/ORNL Spring Symposium: Air Barrier Solutions.
  2. Bomberg, M.T. and Brown, W.C. (1993), Buidling envelope and environmental control: Part 1 – Heat, air and moisture interactions, Construction Canada.
Natalia Piñeyro

Natalia Piñeyro es licenciada en arquitectura por la UANL, con una maestría en Arquitectura: Diseño y Conservación de la Energía por la Universidad de Arizona; acreditada como Commissioning Authority + Building Enclosure (CxA + BE) y Building Enclosure Commissioning Process Provider (BECxP) por la Universidad de Wisconsin, así como LEED BD+C y O+M por el GBCI. Actual directora de Taller Energía, empresa dedicada a la consultoría sustentable y desarrollo de ingenierías. Presidenta electa de la ASHRAE Capítulo Monterrey 2021-2022.
Contacto: natalia@tallerenergia.com